Gestión de proyectos de desarrollo ¿Por qué habría que gestionar los proyectos de desarrollo de una manera distinta?

1 enero, 2006 - 5 minutes read

Para responder adecuadamente esta pregunta es conveniente acordar primero lo que entenderemos por gestión de proyectos. La normativa ISO 9000:2000, por ejemplo, define un proyecto como un conjunto de actividades coordinadas y controladas que tienen una fecha de inicio y una fecha de término, que se realizan bajo requerimientos específicos para alcanzar un objetivo determinado, bajo restricciones existentes de recursos, costos y tiempo.

Por su parte, la gestión es un conjunto de acciones coordinadas para dirigir y controlar1 . En el caso de los proyectos, los procesos típicos de gestión incluyen el inicio de las actividades, su planificación, su ejecución y control periódico y, por último, su cierre ordenado²  (ver Fig.1).

kon2

Fig.1. Procesos típicos de gestión de un proyecto.

Los proyectos de desarrollo comparten una serie de características comunes a muchos tipos de proyectos. Un primer aspecto a considerar es el papel que juegan las partes interesadas o “stakeholders”, donde se incluye a los clientes, a la organización ejecutora, al jefe de proyectos y su equipo, a los proveedores y subcontratistas, a los entes reguladores y muchas veces, incluso, a la comunidad misma donde el proyecto se ejecuta.

Son los interesados los que deben definir el ámbito del proyecto, haciendo ver por un lado sus necesidades, deseos y expectativas, y estableciendo, por otro, las restricciones de alcance, costos, plazos, niveles de calidad y riesgos tolerables para las partes (ver Fig. 2).

kon4

Fig.2. Impulsores y restricciones del proyecto.