Proyecciones 2009 en el sector eléctrico-electrónico

24 mayo, 2009 - 6 minutes read

Con el fin de hacer un pronóstico sobre el desarrollo de la Industria Eléctrica-Electrónica para este año, la Asociación de la Industria Eléctrica-Electrónica realizó una reunión-almuerzo en que los gerentes generales de las empresas asociadas compartieron las experiencias recogidas en sus propias instituciones.

En primer lugar, los ejecutivos coincidieron en el valor que cobra la asociatividad, sobre todo en tiempos de crisis, destacando entre los principales beneficios la posibilidad de hacer sinergia con otras empresas del rubro, para minimizar los efectos negativos y fortalecer las capacidades emprendedoras de sus gerentes. También existió consenso en una visión inclinada al optimismo del sector, pues dadas las características del rubro tecnológico, éste tiene menos permeabilidad ante la crisis. Al ser dinámico y participar en distintos sectores de la industria, el rubro no está directamente sometido a los vaivenes de la economía, cuenta con un nivel de inversión importante y tiene una baja tasa de proyectos detenidos.

Otro punto positivo que se destacó fue que en las empresas asociadas la desvinculación del personal ha sido prácticamente marginal, con muy pocas reduciendo su dotación o comenzando a preparar reducciones, en caso que la situación no se revierta en los próximos meses.

Según los datos de los participantes, se puede estimar un menor volumen de ventas para el 2009, de un 5% a 10% con respecto del año pasado. Por esto, los esfuerzos se están encaminando a mantener las cifras del año pasado, con especial énfasis en la cobranza y continuar la optimización de procesos al interior de sus organizaciones, para así estar mejor preparadas al retomar un crecimiento sostenido de ventas.

Según los ejecutivos, la industria eléctrica-electrónica está desfasada en sus tiempos, respecto de los sectores que ejecutan proyectos de inversión, sea en infraestructura, proyectos industriales, mineros y de desarrollo en general. Por esto, muchos proyectos en ejecución hoy provienen de inversiones aprobadas previamente a la crisis, por lo que ahora, cuando el monto de inversiones ha disminuido, se proyecta un menor ingreso para las empresas en el corto a mediano plazo, dentro del 2009.

Para los asistentes, hoy en día existen varios proyectos industriales y de comunicación de largo plazo, dentro de los que se destaca el sector energético, los que aseguran trabajos para los próximos cinco años y hacen ver con buenos augurios este año, especialmente en equipamiento y servicios.

Con o sin crisis, la industria eléctrica-electrónica es importante y requiere desarrollarse para ponerla al servicio de diversos sectores que inciden en el desarrollo tecnológico del país. Esta situación contrapesa la baja en sectores tan importantes para nuestra economía, como son la construcción, retail y manufactura. Al ser un sector activo frente a las oportunidades, se observa la crisis actual como una oportunidad para generar negocios.

 

¿Qué deben hacer los empresarios del sector?

Ante esta interrogante, la respuesta de los participantes es invertir en infraestructura, capacitar recursos humanos e integrar nuevas tecnologías en los procesos al interior de las empresas. Si las ventas se mantienen o decrecen en comparación con los mejores años, se debe aprovechar la oportunidad para desarrollarse e innovar. Otro punto importante es no subvencionar empleo sin valor, y generar empleo hacia la construcción de obras rentables y perdurables.

Por último, los profesionales insistieron en no ser pesimistas frente al futuro, pues se habla tanto de la “crisis” que muchas veces termina en convertirse en una profecía autocumplida. Por el contrario, existe una visión optimista, pero reconociendo lo delicado de la situación actual para optimizar y repensar la dirección de las empresas. No en vano, concluyeron, se dice que “las crisis son el incentivo para generar visiones innovadoras”.

A este almuerzo asistieron Harold Valenzuela, de Concables; Erwin Conn, de EECOL Electric; Helmut Schädler y Sergio Abarzúa, de E.i. Schädler; Eduardo Monrás, de E y D Ingeniería; Raúl Cobo, de Fabelec; Manuel Antonio Manterola, de Koncept; Eduardo Gardilcic, de Matelec; Daniel Kiblisky, de Métrica; Mariano Pola, de Micrologica; Luis Lund, de Poirot; Aldo Amadori, de SDI-IMA, y Sergio Fuentes, de Simelec.

Fuente: http://www.emb.cl/electroindustria/articulo.mvc?xid=1167